Opinión

La campaña para el 2018 y la teoría del discurso (I)