Otra vez, este Pa’i Ferreira

Otra vez, este Pa’i Ferreira
Padre Américo Ferreira, gran defensor de los Derechos Humanos durante la dictadura stronista. Foto: ABC Color.

Por Federico Tatter. Twitter: @fedetatter #relatosbreves

Fue el 17 de abril de 1978 cuando, a través de una nota en dos copias, con el rótulo de “confidencial” y clasificada bajo el número 51/78, el “Torquemada” de la Era Negra del Paraguay, Manfredo Ramírez Russo, Director de Culto del Ministerio de Educación y Culto, descargó al ministro Raúl Peña y al dictador “Excmo. Señor Presidente de la República” todo el legajo que validó la persecución al Padre Américo Ferreira.

Si bien los propagandistas del régimen lo satanizaron como “el cura rojo”, “el cura comunista”, Manfredo lo estudió y siguió muy bien.

“Torquemada” escribió: “El Padre Américo Ferreira, cura párroco del Beato Roque González de la Arquidiócesis de Asunción, nacido en 1933 y ordenado en 1959, originario de Ñemby, fue párroco de Itauguá. Su padre es liberal y sus hermanos actúan en uno de los grupos liberales…”. Ergo, lo de comunista, un invento que ellos mismos conocían, pero dejaron correr.

Manfredo continuó con aquello que más le dolía e inquinaba, la iglesia latinoamericana y la osada opción preferencial por los pobres: “Acompañó a la delegación paraguaya que viajó a Buenos Aires para preparar el temario de Puebla (México), (Reunión de los Obispos Latinoamericanos) … En las reuniones, la Policía argentina tuvo mucha prevención contra los religiosos. La intervención del Obispo argentino de la ciudad de Azul, Monseñor Marengo, evitó ulterioridades desagradables para los religiosos asistentes…”.

Al final, “Torquemada” remató con su cizaña inquisitorial, urgando en la interna de la cúpula eclesial paraguaya, para evitar que “Ameriquito” pudiera tener mayor influencia llegando a obispo: “Este sacerdote figura en la terna de candidatos a Obispo de Paraguari, según informaciones recibidas”. Y para aumentar la expectativa, demostrando conocimiento amplio de secretos de cúpula bajo llave guardados, concluyó que el Padre Ferreira habría estado ternado también para cubrir el Obispado de Canendiyú. Válgame.

Federico Tatter.

9 de agosto de 2017.

Corregido por Eugenia de Amoriza.

Escrito por
Periódico hecho por estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales - Universidad Nacional de Asunción.

Dejá una respuesta